LOS ALUXES HABLAN de la posible traición del PVEM a su socio el PRI, movimiento generado y pagado por priistas. Y es que ante el empate técnico que prevalece en todas las encuestas presentadas por los partidos políticos, se cree que la maquinaria priista puede hacer la diferencia y general cinco puntos con el mapacheo y otras técnicas, a favor de Mauricio Sahuí.

LOS ENANOS PELUDOS dicen que, en tales condiciones, el voto cruzado de los verdes, o su huelga de brazos caídos, puede generar unos tres puntos para el panista Mauricio Vila., que marcarían la diferencia en caso de que sus encuestas no estén truqueadas y se pongan a la cabeza.

SE MENCIONA QUE hay muchas dudas sobre cómo se mueve el PVEM en el actual proceso electoral. Sabida es de la actitud de zánganos de los verdes, baste saber que el flamante diputado federal por Yucatán Andrés Fernández del Valle Laisequilla, cobró y sigue cobrando en nombre de los yucatecos, sin mover un dedo. Mismo proceder de su dirigente local Harry Gerardo Rodríguez Botello Fierro, quien ahora es señalado por cobrar todo lo que puede, como parte de la coalición con el PRI, pero ordenando a sus candidatos verdes a no hacer campaña o, peor aún, hacerle contra campaña a los priistas, en favor del panista Mauricio Vila.

SE APUNTA QUE entre las evidencias, está que sus candidatos a diputados locales no ejercen su presupuesto de gastos de campaña por la sencilla razón de que no están haciendo campaña. Y si se observa rápidamente los líos que se tienen entre priistas y verdes en Celestún, Motul y Valladolid, por citar los más evidentes, se puede decir que algo ocurre o algo le salió mal al dirigente Carlos Sobrino Argáez.

SE DESTACA QUE ya que hablamos de Motul, pues ahí es donde Mario Peraza se siente la perla de la costa, pues al verse en la necesidad de replegarse y pasar a formar parte de las filas del PVEM, ya sacó la pistola y a la voz de plata o plomo, amenaza a sus cómplices de revelar todas las fechorías en la tranza de terrenos ejidales y fundos legales en varios municipios. En este mismo espacio decíamos hace más de un año que Peraza era un monstruito que terminaría por revertirse, pues fue el operador del despojo de miles de hectáreas en todo Yucatán. Aquel problema de Celestún de mayo de 2017 solo fue la puntita y, de inmediato, generó ruptura y damos por anticipado que el alcalde Leonel Rosado guarda como tesoro las grabaciones de sus conversaciones con altos funcionarios estatales.

SE AGREGA QUE para los que llegaron tarde al tema que ‘brotó’ hace más de un año, habitantes de Celestún que no tienen vivienda, reclamaron el despojo de terrenos de playa que pasaron a control municipal, pero el Ayuntamiento los cedió a una empresa, Uredi. Por poco se registra un linchamiento en contra del alcalde Rosado Mena, que requirió la fuerza pública estatal para recuperar la gobernabilidad del Ayuntamiento. Pues resultó que los aluxes investigadores tomaron copia del acta constitutiva de Uredi, que era una empresa fantasma propiedad de un tal Presuel, cuyo domicilio estaba en la segunda puerta de la panificadora Castillo, en la calle 62 frente al parque de San Juan. La panificadora es propiedad de la familia Castillo, cuyos hijos uno es director de Pesca y el otro, Enrique Castillo Ruz, era secretario de Trabajo y actual candidato a la diputación local que incluye su natal Umán.

SE AÑADE QUE la ruta de los despojos de terrenos incluye a Celestún, Kanasín, Motul, los Dzilames y más, para que Uredi creciera, requirió de colocar a Mario Peraza, actual candidato del PVEM en Motul, como director del Catastro, junto con su socio Presuel. Luego, al reventar las quejas de ejidatarios y despojados en varios municipios, ambos fueron traspasados a puestos directivos en la Japay. Y de ahí, Peraza se pensó con el derecho para exigir la alcaldía motuleña, sabedor de la laaaaaarga lista de favores que realizó desde el Catastro. Pero como no le dio tiempo a Carlos Sobrino Argáez de colocar a su grupo en las candidaturas directas, se optó por refugiarlos en el PVEM, aún a sabiendas que se darían conflictos para la candidatura estatal de Mauricio Sahuí, tal como se vio en Celestún, donde en respuesta, se dijo que el baño de piedras, arena y comida fue obra de ‘infltrados’. Hay que recordar que la candidata del PRI, quien por cierto dio a luz en días recientes, es del grupo del alcalde Leonel Rosado.

SE ANTICIPA QUE esta papa caliente de verdad les quema las manos a muchos altos funcionarios y políticos y no es de extrañar que el tema esté en la mesa de Fernando Maldonado Solís allá en su restaurante Celestún, donde tocan base los financieros de campaña y todos los que están contribuyendo a que este personaje tabasqueño sea considerado el nuevo Rey Midas, así como el sucesor del reinado ya muy maltratado de la Cherna Nevárez.

SE SUBRAYA QUE en Motul, la gota derramó el vaso fue que el candidato del PRI resultó estar emparentado con el ex secretario general de Gobierno y supuesto coordinador de campaña, Roberto Rodríguez Asaf. Al no haber opción de negociación, léase recursos puenteados para el candidato del PVEM, Peraza amenazó con chantajear en la posibilidad de ‘incendiar municipios’ con la información de funcionarios vinculados al despojo de tierras. Sin respuesta, pues finalmente realizó su primer disparo, en contra de Rodríguez Asaf, a quien con documentos en mano acusa de apropiarse terrenos, mil 800 hectáreas en Kinchil que, en todo caso, son del ejido. Y mientras, tremenda embarrada ya le pegó Peraza al Niño de Izamal, quien por cierto está sin aliados propios en los medios, debido a que nadie olvida que fue él quien encabezó los despojos de dinero, las quitas y el no pago sobre la facturación que dejó pendiente Ivonne Ortega.

AL MENOS ESO dicen LOS MALVADOS ALUXES …

Dejar respuesta