LOS ALUXES HABLAN de guerras en el ciberespacio, sobre todo ahora que por fin el PRI reaccionó y contrató a un especialista, Emilio García, luego que los chicos de Ibinarriaga y Trad, establecidos desde hace más de un año por Mauricio Vila, se aventaron la puntada de crear fake news con la firma de Víctor Caballero, entre otras acciones. Ante lo inoperante de sus jóvenes mx y demás membretes, la coalición Todos por México decidió llenar con computadoras y Smart bots un edificio de tres pisos de reciente creación, allá atrás de Montejo, en la zona de Itzimná.

LOS ENANOS PELUDOS dicen que lo malo del asunto es que si bien, con un empuje de más de seis millones de pesos, durante tiempo atrás el PAN se preparó para la guerra sucia en redes sociales, ahora es claro anticipar que los días de campaña serán negros, con miles de troles y cientos de páginas que se dedicarán para difundir rumores y noticias falsas, especialmente en la última semana o los tres días previos a la votación, cuando ya no se pueda salir a desmentir de manera oficial. Será el primer ciber lodazal de la historia política local.

SE LAMENTA QUE el primer foro electoral convocado por la Cámara de Comercio de Mérida se convirtió en una caricatura, en la cual el gremio que encabeza Michel Salum retrocedió a la mentalidad abarrotera, más preocupados por obtener canonjías y prebendas de quien resulte nuevo Gobernador. Y es que se centraron en hacer que los candidatos se comprometan, lea usted, a darles dos sillas en consejos turísticos, beneficios fiscales y que se mantenga el oscurantismo en organismos como la FEYAC, más ahora que Guillermo Mendicuti, hermano del ex dirigente sigue bajo proceso en Quintana Roo y no vaya a resultar que el trompo se engordó con la trichina de la corrupción, más aún cuando las fechas de crecimiento económico, coinciden. Misterios del Dark Money, claman los devotos de Xaman Ek, dios del comercio.

SE DICE QUE hablando de guerra sucia, los de Acciones Líderes volvieron a jugar el papel de los tontos útiles, intentando desestabilizar la visita de Ricardo Anaya a Mérida. Aunque la acción de los jóvenes ya no tan jóvenes, enviados para hacer el trabajo sucio resultó una burda maniobra, lo cierto es que el fantasma de los moches y de las empresas fantasma que persigue a Anaya salpica también a Mauricio Vila, pues por más que los mariachis callaron por estar su silencio a sueldo durante su administración. Los casos que vinculan a los Millet Encalada en los sobreprecios de calles y en la simulación por la limpieza de parques y jardines aún están ahí, bien documentados. Solo que, reventar las mañanas de los Millet Encalada y el alcalde de Mérida, harían salir a la luz los casos de casi todos los diputados federales de este y el anterior trienio. Recuérdese que por eso y otras cosas más, lo del ácido quedó en empate y silencio.

SE MENCIONA QUE quien dio por fin de qué hablar, aunque no por acciones a favor de la comunidad, es la regidora y candidata a diputada por el distrito IV de Mérida, Milagros Romero Bastarrachea. La dirigente naranja fue notificada judicialmente por una denuncia por daño moral interpuesta hace más de un año por el ex funcionario Santiago Alamilla. Pero también tiene que responder por una supuesta usurpación de funciones con relación a su grado académico de licenciatura en Educación, que si bien no debe tener mayor problema al presentar su documentación, sí la tendrá como sujeto obligado para responder a los trámites del juzgado correspondiente. Por lo menos, llegará a las urnas con un proceso penal a cuestas, independientemente de si logra llegar o no al Congreso del Estado.

SE APUNTA QUE ya que se menciona a candidatos con denuncias, está por verse qué va a pasar con el caso del candidato de Morena en Río Lagartos, ahora que se supo que fue literalmente secuestrado por personas de la Fiscalía de Justicia y un presunto abogado vinculado a la PGR. El caso, según las investigaciones, está vinculado a una venganza por parte de la Mafia Pepinera que en Yucatán se divide en dos bandos: el del empresario Martín Velázquez y el del clan Ortega-Saidén-Zacarías. Y aunque en parte la pesquería se torna legal durante 12 días del año, el resto del calendario se mantiene el furor por las maletas de dinero que trae un puñado de chinos mayoristas, plenamente identificados, pero a quienes se cubre con el manto de la impunidad, pese a que ya este año se murieron los primeros pepineros por descompresión.

SE COMENTA QUE eso de las mafias locales en la costa, va de la mano de los cacicazgos de cada zona. Un ejemplo de esto es Sisal, donde a René Echeverría G.Cantón, persona intocable hasta hace algunos meses, se le comenzó a caer el tinglado, al parecer por estar vinculado a la red de especuladores de tierras que encontró en un lío en Celestún su punto de explosión. En esa mafia especuladora de tierras se encuentran altos funcionarios, políticos de varias épocas, incluidos candidatos actuales y la red alcanza no solo a Celestún y Sisal, sino también a Kanasín, Motul, Dzilam y otros municipios.

SE AÑADE QUE en el caso del cacique pesquero de Sisal, comisaría de Hunucmá, René Echeverría se encuentra actualmente entre dos fuegos: por una parte, es identificado como promotor de la pesquería ilegal de pulpo y, por otra, fracasó en su intento de venganza contra quienes rompieron su monopolio de venta de combustible en ese puerto del poniente. Pues nada, que a don Echeverría se le ocurrió la puntada de denunciar ante la PGR que hay ‘huachicoleros’ en Sisal, pero en realidad resultó que son pescadores cooperativados, hartos del mal servicio gasolinero de Echeverría, quienes buscaron mejorar su cadena productiva. Recuérdese que con la liberación de precio y marca, y siempre que no se tengan acumulados más de 10 mil litros de combustible, cualquiera que cumpla normas básicas de protección civil puede tener un depósito. Y eso fue lo que ocurrió en Sisal: se unieron contra el empresario Echeverría y compraron al mayoreo su propio combustible a un precio más bajo que en una gasolinería. De ahí la venganza y la falsa información.

SE DESTACA QUE ante lo insípido de sus campañas, el PRI-PVEM-NA tuvo que llamar a Jorge Canul Rubio, quien fuera secretario de Logística y Protocolo en el gobierno anterior y coordinador de logística del CEN del PRI y los resultados no se hicieron esperan en la organización de dos grandes concentraciones, una en Tizimín y otra en Progreso, con los que, al menos, el tricolor cobró algo de vida en el interior del Estado, pues el que sabe, sabe. Lo malo es que se mandaron a inflar las cifras, que no eran malas, generando polémica porque ya la gente no se traga los cuentos de antaño. Si se sigue por el camino de la complacencia y el autoelogio y, sobre todo, se acaban creyendo el cuento de las cifras infladas, pues se cae en el autoengaño, que no ayuda en nada al candidato.

AL MENOS ESO dicen LOS MALVADOS ALUXES …

Dejar respuesta