CIUDAD DE MÉXICO. (Notimex).- En 2017, los ataques destructivos continuaron al alza, con familias de ransomware (o secuestro de información) que aumentaron tres veces y afectaron en su mayoría a la industria de la salud, reveló un estudio de Cylance Inc.

El reporte de amenazas 2017 mostró también que de 50 a 70 por ciento de los ataques abusó de las vulnerabilidades hasta nueves meses antes del hecho.

La firma precisó en un comunicado que los vectores más comunes de infección siguen siendo el phishing por correo electrónico y por descargas; y los restaurantes fueron los más afectados.

El reporte también explora el crecimiento exponencial de variantes de malware (programas maliciosos) y la facilidad con la que se han distribuido.

El jefe de Tecnología a nivel mundial en Cylance, Rahul Kashyap, señaló: “Los cibercriminales son adeptos a modificar tanto su malware y métodos para mantenerse delante de la protección tradicional que ofrecen las organizaciones, debido al incremento de infecciones y la sofisticación de ataques en 2017”.

Consideró por ello necesario que las compañías sean conscientes de las amenazas, y de que se mantengan actualizados con parches, además de usar defensas que los protejan en contra de malware, el cual está en constante evolución.

El reporte de amenazas 2017 de Cylance revela el impacto del malware en diversas industrias y penetra en detalles del top 10 de familias de malware como WannaCry, Upatre, Cerber, Emotet, Locky, Petya, Ramnit, Fareit, PolyRansom y Terdot/Zloader.

También trata otras tendencias en amenazas, incluyendo ataques emergentes en la cadena de suministro y un rápido crecimiento de ataques de tipo ransomware y las industrias líderes afectadas por ellos; así como el crecimiento de “crypto minero”, troyanos que atacan billeteras electrónicas.

“Los ataques y amenazas de 2017 son un recordatorio de la capacidad destructiva y la ingenuidad de estos actores de amenazas”, comentó Aditya Kapoor, líder de Investigación en Seguridad en Cylance.

Dejar respuesta