Sin participación en la Copa MX y negado hasta ahora el derecho para buscar el ascenso a la Primera División, los Venados FC inician hoy el doble compromiso: evitar descender a Segunda División en en mayo de 2018 y convencer a su afición de que son una oncena para grandes cosas.

Bruno Marioni, quien entró al relevo en la temporada anterior, inicia formalmente el ciclo 2017-2018 con un plantel que, en el papel, tiene menos nombres que el año pasado pero en el que se puso mayor atención para las contrataciones, a diferencia de 2016 cuando todo mundo le vendía espejitos a la directiva encabezada por Rodolfo Rosas Jr.

Hay serias dudas sobre los extranjeros, es cierto, pero al menos ya se tiene una idea de a qué jugarán los ciervos este año.

Por lo pronto, según la tabla de cocientes, comienzan con 1.0938 esta aventura, apenas encima de Tampico Madero que acumula 0.9706 y del 0.000 del Club Atlético de San Luis, que en realidad es una franquicia del Atlético de Madrid. No tiene porcentaje porque la ficha se encontraba a resguardo de la Federación Mexicana de Fútbol al no jugar en el ciclo 2016-2017. Fueron subcampeones en el Clausura 2015 pero se enredaron administrativamente esperanzados en jugar Liga Mx mediante el traspaso de Jaguares de Chiapas, lo que finalmente no ocurrió y se quedaron sin cupo en el Ascenso Mx.

Hacia arriba de la tabla de cocientes, los Venados tienen para alcanzar a los Correcaminos, con 1.1094 y a los Cimarrones, que tienen 1.1258 en lo que es un largo calendario que apenas comienza con el duelo ante los Mineros de Zacatecas.

Por cierto, los Mineros inician la temporada como amplios favoritos, al ser el mejor equipo en la tabla de cocientes, lo que representa que han sido los más regulares en al menos cuatro calendarios consecutivos. Entre sus estrellas se encuentra el mundialista mexicano Johnny Magallón y Roberto Nurse, una garantía de gol.

#PrimeroSoyVenado

 

Dejar respuesta