Cruz Azul comenzó su partido ante Pachuca como una auténtica Máquina, y es que en menos de 10 minutos lograron hacer lo que no han hecho en todo el torneo, marcar tres tantos ante unos Tuzos que saltaron al campo de juego prácticamente dormidos.

Primero fue al Walter Montoya al minuto 4, quien después de una pelota a profundidad, recortó a un defensa y definió al primer poste de Blanco.

Posteriormente, al minuto 8, Edgar Méndez mandó un gran servicio desde la banda derecha donde Felipe Mora remató de primera intención para ampliar la ventaja.

Pero eso no sería todo, pues un par de minutos después, Walter Montoya, quien daba sus mejor minutos desde su llegada a México, mandó un servicio desde la banda derecha, el cual le cayó a Ángel Mena, quien cruzó su disparo de primera intención.

Dejar respuesta