La Comisión Nacional de Derechos Humanos está en espera de que se apliquen sanciones contra personal del área de cuneros, los médicos supervisores, el personal administrativo que intentó esconder la irregularidad e incluso el área de comunicación social que también procuró negar los hechas y ocultar la información en Mérida.

El Hospital Regional General número 12, Benito Juárez.

 

Como se sabe, desde mayo de 2013 la delegación del IMSS en Yucatán está a cargo del doctor Jorge Herberto Méndez Vales, quien se ha conducido con blandenguería, solapando irregularidades diversas.

La más reciente fue el caso de un reportero a quien se pretendió negarle su pensión, argumentando que sus papeles se habían perdido. Tuvo que intervenir la presión social de otros medios de comunicación para que, entonces sí, apareciera el expediente. La mayoría de los derechohabientes no cuentan con esa ayuda externa, por lo que sus casos se pierden en la negligencia que prevalece en el IMSS Yucatán.

El delegado Jorge Herberto Méndez Vales, mera figura decorativa, señalan en la delegación.

El otro caso ocurrió en 2016, la recién nacida presentó hipotermia por lo que personal de enfermería la colocó en una cuna con lámpara de calor, misma que se rompió y tocó los bordes de la cuna provocando las quemaduras mencionadas, mientras el personal demoró en darse cuenta de esta situación y el médico encargado falseó su informe inicial.

El organismo, a través de las recomendaciones 18/2017 y 21/2017 solicitó al director del IMSS reparar el daño tanto a la víctima como a sus familiares, conforme a la Ley General de Víctimas, “que incluya indemnización o compensación justa y suficiente, así como atención médica y psicológica”.

También pidió impartir cursos en los hospitales involucrados y capacitar a su personal en materia de derechos humanos de las mujeres, con perspectiva de género y énfasis en el trato humanizado hacia las mujeres.

Asimismo, la CNDH pidió el acompañamiento del IMSS en las quejas que interponga ante el Órgano Interno de Control, para que determine la responsabilidad administrativa del personal que intervino en esos casos.

Además, el IMSS deberá colaborar con la CNDH en las denuncias que formule ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra el personal que resulte responsable por acciones y omisiones contra las agraviadas.

Por último, el organismo solicitó al IMSS que en colaboración con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, se inscriba a las agraviadas y sus familiares en el Registro Nacional de Víctimas.

Jorge Méndez Valez, cuatro años perdidos en el IMSS Yucatán.

Dejar respuesta