Los seres humanos no sólo sufren de insolación o golpes de calor durante la primavera, también las mascotas; ellos siempre están expuestos y casi nunca les prestamos la debida atención.

A diferencia de un hombre o mujer, ellos no regulan su temperatura corporal con el sudor.

Una asociación llamada Adoptare, según el portal Grupo Fórmula, en un comunicado informó cómo proteger nuestras mascotas. Por ejemplo, mencionó que se les ubiquen en lugares ventilados, evitar dejarlos en los coches con las ventanas cerradas y bañarlos con agua fresca.

Para los gatos, una buena opción es bañarlos con espumas de lavado en seco; así se evitarán las pulgas y garrapatas.

Un indicio para saber si tu mascota está sufriendo por el calor es su comportamiento y aspecto físico, que debemos monitorear para estar atentos a los síntomas de un golpe de calor como encías rojas, babeo constante, tropiezos y respiración ronca.

Si se detecta alguno de estos signos, deben ser llevados inmediatamente a un veterinario.
Otros riesgos durante la primavera para nuestros animales de compañía son las alergias, las picaduras y los parásitos.

Dejar respuesta