LOS ALUXES HABLAN a toro pasado de lo que señalaron tomando el toro por los cuernos. Celebrar antes de tiempo siempre es malo, falto de humildad y, en algunos casos, presagio de tragedia. Igual resulta de querer repartirse el pastel antes de la fiesta.

LOS ENANOS PELUDOS dicen que Felipe Maldonado Solís y compañía tendrán que replantear la estrategia en Yucatán si desean recuperar parte de su inversión como financieros de la campaña de Mauricio Sahuí Rivero. También aquellos que iniciaron la Noche de los Cuchillos Largos mucho antes de la jornada electoral, como cuando dejaron sin empujón jurídico a la Cherna Nevárez o cuando pusieron la trampa en la que se fue al fondo Roberto Rodríguez Asaf. Los Sahuístas pagaron caro lanzarse al abordaje del estado antes de tener el resultado electoral en la mano y lo seguirán pagando si es que Vila y compañía, López Obrador y sus promesas, llegan hasta las últimas consecuencias. Cuestión de revisar asuntos de terrenos, dinero procedente de Tabasco, inversiones en productos químicos y farmacéuticos y fundaciones diversas para presuntas obras de beneficio para la niñez yucateca.

SE REVELA QUE el PRI perdió el momento psicológico de la elección cuando no pudo decir los números que revelaba su cómputo interno, sumatoria resultante del total de sus actas recabadas en cada casilla. Es el momento en el que sigues compitiendo después de realizada la campaña, la votación y los conteos de casilla y, aunque no es definitorio, te permite mostrarte fuerte y con papelito en la mano. En la sede del PRI, conocida como Casa del Pueblo, había festejo la noche del día 1, pero …

SE APUNTA QUE desde la mañana del día 2, el equipo de Sahuí vio el panorama: les faltaban al menos 461 actas de cómputo de casillas, de las 2 mil 666, lo que impedía tener su propia verdad y aún más, los alejaba de poder salir a declararse vencedores o ya de plano, comenzar la estrategia jurídica. Y entonces todo quedó claro: la persona que autorizó las llamadas para invitar al festejo nocturno desencadenó la caída de todo el esquema de legitimación de la posible victoria. Decenas, cientos de representantes de casilla abandonaron sus puestos para acudir a ¿celebrar? En la tienda de enfrente les pudo pasar lo mismo. Incluso tenían el templete preparado y a sus dirigentes Edgar Ramírez y Mauricio Díaz se les hacía tarde para llamar a proclamar triunfo y celebración. El propio Mauricio Vila advirtió que no le servía la gente en la sede del PAN, sino al pie de los consejos municipales y distritales, cuidando los votos. Aún así, al amanecer el día 3, le seguirían faltando al menos 26 actas. ¿QUIEN ORDENÓ E HIZO LAS LLAMADAS A CELEBRAR EN EL PRI?

SE AÑADE QUE el clima de incertidumbre en el PRI era claro y, de ahí, que el presidente Carlos Sobrino Argáez, sin mayores argumentos, solo alcanzaba a repetir a los medios que tenían el triunfo, pero sin dar números y, mucho menos, atreverse a preguntas y respuestas ante los medios de comunicación. Muchos de estos medios, sobre todo los nacionales, no estaban ‘a modo’ al parecer porque el encargado de esos diálogos no operó adecuadamente. La comunicación social a cargo de Luis Acereto, a reserva de calificarla de mediocre, era un fantasma.

SE DESTACA QUE por esfuerzos para remediar el daño, no pararon. Guillermo Cortés, para muchos un niño fifí que por recomendación de Ulises Carrillo y por su carácter y estudios, llegó a jefe de Gabinete y Administración, bien calificado para labores técnicas y de oficina, pero inexperto para las lides políticas, dejó su castillo para lanzarse a buscar aliados y pedir actas de casilla a otros partidos políticos. Algo así como la carga solitaria de un soldado contra toda una columna enemiga. Las fotos en una mesa de Toks hablan por si mismas. El joven maravilla pescado mientras dialogaba y solicitaba ayuda a políticos de esos que, según decía tiempo atrás, no estaban a su nivel intelectual, pero que resultaron políticamente más inteligentes que la mayoría del entorno de Cortés.

SE AÑADE QUE por parte del PAN también hay pendientes. Sobre todo porque durante la campaña el actual gobernador electo quedó exhibido en propiedades, moches y otros aspectos que están ahí, en espera de aclaración y transparencia. No ventilarlos será indicio de que nos esperan seis años de soberbia, oscurantismo y falta de humildad. Transparentar el financiamiento de la campaña, saber quiénes, cuánto y a cambio de qué donaron fuertes sumas, puede ser un buen indicio que marque confianza y certidumbre.

SE ANTICIPA QUE en el PRI ya comenzó la revisión, primero a la ligera intentando etiquetar a otros y evitar la culpabilidad de algunos. Una revisión a fondo puede anticipar los tiempos para una recomposición y estar listos para nuevas batallas. La historia reciente dice que de la catástrofe del 2000 requirieron siete años para poder recuperarse. Los pronósticos, ahora que se rompió el bipartidismo y pronosticando que serán tercera fuerza local en 2021, van para por lo menos nueve años. O como dice la profecía … estamos por ver los años aciagos, los peores, para el PRI …

AL MENOS ESO dicen LOS MALVADOS ALUXES …

Dejar respuesta