LOS ALUXES HABLAN de la primera actividad masiva de campaña en Kanasín durante el fin de semana, que dejó cosas muy claras: la primera es que popularidad del alcalde Carlos Moreno Magaña está por los suelos y eso es grave porque él se autoproclamó coordinador de la campaña del candidato del PRI a la alcaldía, lo que representa un pesado lastre. Tan pesado como toda la cadena de corrupción del gremio de constructores y otros políticos, en una zona donde además hay capitales de dudoso origen, particularmente de políticos y empresarios de Tabasco.

LOS ENANOS PELUDOS agregan que también está el compadrazgo de Moreno con el hermano de la directora del Isstey, Gabriela Cáceres Vergara, quien de esta manera se volvió su cómplice en materia de obra pública. Un respiro para el PRI local es que al menos los candidatos federales, particularmente Jorge Carlos Ramírez Marín y María Ester Alonzo, gozan de buena reputación y refrescan el ambiente, muy enrarecido y apestoso cuando se trata de puertas para adentro dentro del priismo municipal. Y más cuando se menciona que es la capital del table dance y todos los ingresos y privilegios que esto genera para sus autoridades.

SE MENCIONA QUE ya que se trata de refrescar el ambiente, aunque en lo político resulte un desacierto, es la aparición del ex alcalde, ex diputado local y federal y actual delegado de la Comisión Nacional del Agua en Quintana Roo, José Luis Blanco Pajón. Y es que al esposo de la candidata a la alcaldía por el PRI-PVEM-PANAL se le ocurrió aprovechar una final de fútbol de veteranos para llenar las gradas con cervezas tamaño caguama, repartidas entre quienes lo saludaban. El pequeño problema, en realidad son cuatro: uno, que Blanco fue icono del deporte y la salud, justo en ese mismo estadio que ahora convirtió en salón familiar (no cantina, porque había niños y madres). El segundo problema es que parece que Blanco no entiende la era digital, pues ahora cualquiera tiene cámara de video en sus teléfonos, así que los hechos ahí quedan en muchas versiones. El tercer problema es que, si bien Pepe Blanco puede hacer con su dinero lo que le venga en gana, pues resulta que es el esposo de la candidata, por lo que no faltará quien diga que era un acto de proselitismo: voto por voto, caguama por caguama. Y por último, quizá el único reclamo válido según los aluxes porteños, es que Blanco Pajón regaló y regaló cerveza … pero no dio la botana.

SE AÑADE QUE ya que se habla de la era digital, los que se ven muy lentos son los cerebros de redes del PRI Yucatán ya que, tiro por viaje, los troles de vaya usted a saber quién, se los comen. El más reciente fake news correspondió a un documento falso en el que Víctor Edmundo Caballero Durán se deslindaba y rechazaba el apoyo político y de coordinación de Pablo Gamboa Miner. Pasaron horas hasta que Carlos Sobrino Argáez, quien figura como presidente del PRI, emitió un desmentido. Y es que, como ya han mencionado los aluxes, los cuartos de guerra de los principales candidatos del PRI y anexas colgados, son auténticas torres de Babel entre pugnas de poder y equipos que no se entienden. A eso agregue que el PRI nacional tiene nueva oreja en Yucatán: el veterano potosino José Manuel Medellín Milán.

SE APUNTA QUE SDP, agencia vinculada estrechamente a Andrés Manuel López Obrador, presentó una encuesta, que da 38.7 por ciento a Mauricio Sahuí, 37 a Mauricio Vila, pero sólo 8.7 al candidato de Morena, Joaquín Díaz Mena. Independientemente de que la encuesta se invalida fácilmente al no dar a conocer su metodología ni la muestra, que según los aluxes estadísticos dicen que por ningún motivo se pueden permitir encuestas de menos de mil 200 encuestados en vivienda si se pretende tomar como universo el total del padrón electoral de Yucatán, además de que las telefónicas marcan alto grado de error. Por cierto, a favor o en contra de uno u otro Mauricio, los intervalos del Índice de Confianza de cada encuesta que se presenta marca que estamos … en empate técnico. Y para efectos de estadística, los aluxes recomiendan esperar a ver las encuestas serias que se levanten dentro de los últimos 60 días previos a la elección.

SE DESTACA QUE lo que realmente llama la atención del documento de las fuerzas pejistas, es que Joaquín Díaz Mena no ha logrado vencer la barrera de los morenistas celosos, que por cierto son los que atoran el dinero para la campaña en Yucatán. Esto porque aún vinculando a SDP con Morena, llama la atención que esta encuesta es la que le da a Huacho Díaz sus números más bajos, menos de 9 puntos. Incluso menos de lo que le daban a Rogerio Castro y entonces surgen las dudas.

SE DICE QUE esto tiene relación con el discurso que adoptó Huacho Díaz, más preocupado por decir el porqué se unió a AMLO que en contar la historia del porqué se fue del PAN. Más preocupado en desmentir que sirve a los intereses del Yasabesquién … de la 60 por 61 que en hacer su propio juego. Y entonces parece que la mentira filtrada de que el Efecto Huachinango perjudica más al candidato del PRI que al candidato del PAN, respuesta rápida desde el cuarto de guerra de Mauricio Vila, cumple su cometido y genera parálisis en las fuerzas huachistas que no logran permear en el morenismo local. En su discurso, AMLO tiene por enemigos al PRI y La Mafia del Poder, que algunos pejistas identifican como el PRIAN. El problema de Huacho es que lo ponen a besar viejitas al estilo de viejo PRI y a sonreír y chamaquear al estilo del PAN y, así, sin un enemigo al cual encarar, se vuelve un huachinango insípido, ni antiPAN, ni antiPRI, ni pro AMLO. Y sin tomar en cuenta que para llegar al número uno, primero debe alcanzar al número dos, cualquiera que estos sean.

SE SUGIERE QUE ya que se habla de líneas del Yasabesquién de la 60 por 61, pues cuestión de observar al Auditor Superior del Estado, Mario Can Marín, quien se aventó a anunciar que no hay irregularidades en las cuentas públicas de los 106 ayuntamientos y todos los organismos del gobierno del Estado, hasta el 31 de diciembre de 2016. O que todos están perdonados y nadie robó, ni malversó, ni negoció, ni inventó empresas fantasma ni pidió moches en Yucatán y todos los funcionarios públicos son puros y castos, antes de revisar 2017 y lo que va de 2018. Es más, ninguna obra incumplió especificaciones ni resultó con costos inflados. Así, Súper Can ya cumplió la primera parte de su encomienda para la cual fue dedeado. Y lo simpático de esto es que ninguna cámara empresarial levantó la voz ni para hacerle al cuento del sospechosismo, ¿verdad Michel Salum, José Loret de Mola, Juan Manuel Ponce y todos los demás? ¿Cómo ves, Gustavo Cisneros Buenfil? Y de los partidos políticos, ni hablar, menos cuando es una raya más al RaPaz de la sierra panista y a Raulito le encanta hacerse al mártir.

SE PREGUNTA QUE
si, mediante esta estrategia denominada Felices los Cuatro, estamos ante acuerdos electorales por debajo de la mesa. El Malumazo de Súper Can, ocurre cuando hay proceso electoral y reaviva la rumorología de que hace tres años, todos recibieron aunque sea un municipio, en un pacto de silencio por el cual no hubo una sola protesta de alcalde o alcaldesa en contra del Gobierno del Estado durante los pasados 30 meses.

AL MENOS ESO dicen LOS MALVADOS ALUXES …

Dejar respuesta