El reciente lanzamiento del nuevo Aveo 2018 de General Motors (GM) llega acompañado de una publicidad que enaltece la supuesta seguridad con la que cuenta el sedán, especialmente después de que en 2015 fue el auto más vendido en México. Sin embargo, esta versión reprobó drásticamente la prueba de choque del Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin NCAP), obteniendo 0 (cero) estrellas en seguridad para el ocupante adulto y sólo 2 estrellas para el ocupante infantil.

A diferencia del modelo 2015, el GM Aveo 2018 se introduce al mercado con una publicidad que resalta las mejoras en cuestión de seguridad que para este año ofrece la marca: bolsas de aire frontales, frenos con ABS y asientos con el sistema de anclaje para sillas infantiles ISOFIX, entre otras cualidades.

Por ser un vehículo de venta masiva en México, asociaciones civiles como El Poder del Consumidor llevaron a cabo revisiones de los aspectos técnicos ofrecidos en cada versión para el modelo 2018.

De esta revisión se pudo constatar que, si bien todas las versiones de Aveo 2018 incluyen bolsas de aire frontales, el sistema de frenos ABS no es parte de las versiones más económicas del modelo (LS Manual y LS automático). Este sistema de frenos impide que las 4 ruedas pierdan adherencia al frenar bruscamente o de emergencia.

La diferencia de costo entre las versiones que cuentan con frenos ABS (LT manual y automático, LTZ automático) y las que no (LS, tanto en transmisión manual como automática) es de $18,000 a $32,000 pesos.

El costo aproximado de los frenos ABS para la industria automotriz es de USD$350 dólares, es decir, menos de $7,000 pesos.

Además, para ninguna versión del Aveo 2018 se ofrece el Control Electrónico de Estabilidad (ESC), que ha demostrado ser uno de los dispositivos de seguridad más eficientes para evitar siniestros vehiculares. Este sistema es obligatorio, tanto en la Unión Europea como en Estados Unidos y otros países, para todos los autos nuevos.

El Poder del Consumidor recordó que el modelo Aveo 2015 representaba un peligro, no sólo porque no contaba con bolsas de aire sino también porque la estructura de este vehículo era inestable y la posición del conductor registró un alto riesgo de obtener lesiones que ponen en peligro la vida, de acuerdo con las pruebas de choque de Latin NCAP.

Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP, comentó en su momento que “los niveles de seguridad que ofrece Chevrolet a la región de América Latina y el Caribe son inaceptables. General Motors debe tomar medidas inmediatas para garantizar que todos sus clientes de América Latina y el Caribe reciban el mismo nivel de seguridad que sus clientes de Estados Unidos”.

Por su parte, Stephan Brodziak, coordinador de Seguridad Vehicular en El Poder del Consumidor, declaró: “Reconocemos que General Motors ha dado un paso adelante en el tema de seguridad vehicular al incluir bolsas de aire en todas las versiones del Aveo 2018, sin embargo la falta de frenos ABS en su versión básica (LS) sigue discriminando a los consumidores de menores recursos. Además, es preocupante que no exista ninguna versión que cuente con el Control Electrónico de Estabilidad, el cual se ha calculado que reduce hasta en un 80% las probabilidades de colisión por derrape”.

El costo de las tecnologías básicas de seguridad para la industria automotriz es aproximadamente de USD$500 dólares (ABS, ESC y bolsas de aire), pero si los consumidores mexicanos o latinoamericanos quieren acceder a estos dispositivos tienen que pagar tramposamente un sobrecosto debido a las estrategias de mercado de los fabricantes de autos.

Brodziak recordó que “pese a la entrada en vigor de la NOM-194-SCFI-2015, encargada de regular los dispositivos de seguridad en los autos nuevos, los fabricantes de autos siguen comercializando autos altamente inseguros, aprovechando los excesivamente largos plazos con que el gobierno ha decidido favorecer a los intereses de la industria por encima de la salud pública.”

En este caso, la versión más básica del GM Aveo 2018 no está en condiciones ni siquiera de cumplir una norma tan laxa como la NOM-194 debido a la omisión de los frenos ABS.

El Programa Global de Evaluación de Vehículos Nuevos (Global NCAP, por sus siglas en inglés) ha estimado que la aplicación y cumplimiento de medidas de seguridad en todos vehículos nuevos comercializados en México, como bolsas de aire frontales y laterales, y frenos ABS, salvaría hasta 3,500 vidas para el 2030.

Según el informe de Global NCAP y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el potencial de las normas de seguridad vehicular para evitar muertes y lesiones en América Latina podrían salvar hasta 40,000 muertes de ocupantes de vehículos entre el 2016 y el 2030, si se implementaran los estándares mínimos de seguridad vehicular recomendados por Organización de las Naciones Unidas (ONU) en América Latina.

Dejar respuesta